Miércoles, septiembre 20, 2017
Sexo Seguro

¿Qué es la paternidad responsable y cómo vivirla?

La decisión sobre el número de hijos es muy personal y corresponde únicamente a los esposos, pues ellos papá y mamá son los principales educadores y formadores de sus hijos.

 

Conocer el cuerpo femenino, permite al hombre y a la mujer reconocer los periodos de fertilidad de ella y así decidir libremente el número de hijos que esperan tener. De esta forma, si es que están buscando postergar la llegada de un hijo, podrán evitar las relaciones sexuales cuando la mujer se encuentre en etapa fértil y aprovechar los días no fértiles para vivir las relaciones sexuales a plenitud y con entrega total, es decir aceptando al otro completamente.

 

Es importante reflexionar sobre la fertilidad, y no dejarse llevar por la ignorancia, la vaga comprensión de la sexualidad o ciertas posturas “cómodas” que propone la sociedad actual. Dentro del matrimonio los esposos están invitados a vivir las relaciones sexuales de manera libre, total, fiel y fecunda:

 

1) Libre: porque gracias a la inteligencia y voluntad se puede elegir a la persona con quien casarse y compartir la vida.

2) Total: gracias al cuerpo, por medio de las relaciones sexuales se puede expresar el amor que de antemano existe. El amor implica aceptar al cónyuge completamente, por lo que dejar fuera la fertilidad (como si esto fiera algo malo, o negativo), sería no aceptar al otro, no amarlo todo de él o ella.

3) Fiel: para entregar el cuerpo, mente, emociones y espíritu en hay que tener certeza plena de ser únicos, exclusivos, para nadie más nunca más, pues solo de esta forma puede alimentarse el amor y forjarse un matrimonio.

4) Fecunda: la sexualidad invita a crecer como personas y en la relación de esposos. Las relaciones sexuales son la única forma natural y la más digna en que merece nacer un hijo, es decir los niños merecen llegar del amor de sus padres.

 

Aceptar al cónyuge de manera total, es decir aceptar todo de él incluyendo su fertilidad, no implica que en cada relación sexual o que mes a mes deba esperarse la llegada de un hijo. El cuerpo de la mujer es sabio y ha proveído las herramientas necesarias para identificar los periodos de fertilidad y no fertilidad; y gracias a la inteligencia y voluntad de ambos esposos, puedan planear la llegada de los hijos y vivir la paternidad responsable.

 

La paternidad responsable no implican traer al mundo todos los hijos posibles; por el contrario, nos invita a ir buscando la llegada de los hijos conforme las posibilidades personales, emocionales, de educación y económicas. Es decir, tener los hijos a los que se les pueda transmitir vida “en plenitud”; pues son tanto el padre como la madre (y no otros familiares o personas) quienes deben dar ejemplo a sus hijos de la vida en el amor.

 

La paternidad responsable es un privilegio de los esposos e implica decidir, con amor, el número y espaciamiento de sus hijos mediante un medio bueno y que no afecte la salud.

 

Métodos naturales.
La “planeación natural de la familia” también conocida como “métodos naturales” son métodos que permiten distinguir de manera natural los días de fertilidad y no fertilidad en la mujer.

 

La Organización Mundial de la Salud, define como métodos naturales a las técnicas para buscar o evitar embarazos mediante la observación de los signos y síntomas que, naturalmente, ocurren durante las fases fértiles e no fértiles del ciclo menstrual, evitando el coito en la etapa fértil si ha de evitarse el embarazo1.

 

Las bases biológicas del cuerpo humano permiten reconocer la ovulación en el periodo fértil de la mujer2, esto se puede lograr gracias al conocimiento del tiempo que dura el ciclo menstrual y los cambios en la temperatura de su cuerpo por las mañanas y la observación del moco cervical;3 así mismo, también pueden medirse ciertas hormonas en orina, saliva y sangre.

 

Gracias a los métodos naturales los esposos pueden identificar los días de fertilidad en la mujer, y así en caso de querer esperar, posponer o espaciar la llegada de sus hijos, evitar tener relaciones sexuales los días fértiles (que será de entre 9 y 10 días al mes). Si por el contrario están buscando la llegada de un hijo, el reconocer la fertilidad podrá ayudarles a que el embarazo se logre más fácilmente4.

 

Los métodos naturales respetan la dignidad de la persona y la relación sexual entre el hombre y la mujer; gracias a estos el acto sexual es normal y no existe interferencia de ningún tipo con el cuerpo de la mujer. Es natural que se pueda expresar el amor entre los esposos por medio de relaciones sexuales sin posibilidad de un embarazo5.

 

Muchas mujeres deciden utilizarlos por la naturalidad del método y los beneficios del auto-conocimiento; así mismo, muestran confianza en la realización del método lo que conllevan que beneficios para ellas6.

 

Con estos métodos la sexualidad del hombre se adapta a la sexualidad de la mujer, con lo cual crece la responsabilidad de ambos en la sexualidad, en la paternidad y se dignifica a la mujer. Así mismo, se ha demostrado que los matrimonios que utilizan métodos naturales como método para vivir la paternidad responsable, tienen menos posibilidades de divorcio que aquellos que usan anticonceptivos7,8.

 

Los métodos naturales son adaptables a cualquier condición sociocultural, nivel de educación, nivel económico y etapa de la vida de la mujer. Estudios indican que el 95% de las mujeres reconoce los signos de fertilidad9, y estos llegan a tener una efectividad entre el 99.7% hasta 95% para evitar embarazos, con uso correcto10, es decir que implica la determinación tanto de la mujer como del hombre de evitar las relaciones sexuales durante los días del periodo de fertilidad de la mujer11.

La Agencia Internacional para el Desarrollo en los Estados Unidos, considera que a los métodos naturales son “anticonceptivos modernos” porque cumplen con los criterios de modernidad tales como12:

1) Efectividad para evitar un embarazo.
2) Son seguros.
3) Están basados en la comprensión de la biología reproductiva.
4) Incluyen protocolos definidos para uso correcto y han sido probados en estudios bien diseñados.
5) Son efectivos bajo varias condiciones.

A los métodos naturales los podemos clasificar en:

1) Métodos naturales sencillos: que sólo necesitan capacitación como el Método de la Ovulación13,14,15 (efectividad del 95%), el Método Creighton (efectividad del 96%) y el Método sintotérmico, que es altamente efectivo cuando se evitan las relaciones sexuales en el periodo de fertilidad.

 

2) Métodos naturales modernos: estos utilizan monitores, tales como Cyclotest17,18 (efectividad del 94%), Persona19 (efectividad del 94%)20, entre muchos otros; y se han considerado en estudios recientes como métodos muy eficientes para no embarazarse, en mujeres que no estén amamantando21.

 

¿Si quieres conocer más sobre este y muchos otros temas de sexualidad?, adquiere nuestro nuevo libro titulado “¿Sexo? ¡Sí! pero sexo seguro” de editorial Trillas. Más información en este link: bit.ly/2dK5G25

 

Referencias

1 World Health Organization. Natural family planning: a guide to provision of services. Geneva: WHO, 1988.

2 Tommaselli GA, Guida M, Palomba S, Pellicano M, Nappi C. The importance of user compliance on the effectiveness of natural family planning programs.Gynecol Endocrinol 2000; 14(2):81-9.

3  Colombo B, Masarotto G. Daily fecundability: first results from a new data base. Demogr Res 2000; 6(3):39.

4 Mu Q1, Fehring RJ. Efficacy of achieving pregnancy with fertility-focused intercourse. MCN Am J Matern Child Nurs. 2014 Jan-Feb;39(1):35-40.

5 Rutllant M; Trullols LF. Sexualidad humana y práctica de los métodos naturales. Cuadernos de Bioética 2001; 45(2):131-39.

6 de Magalhães AC, Pereira Dda S, Jardim DM, Caillaux M, Sales VB. Woman’s experience with the choice of the Billings Ovulation Method. Rev Bras Enferm. 2013 Jul-Aug;66(4):485-92.

7 Fehring, R. 2013. Under the microscope: The influence of ever use of natural family planning and contraceptive methods on divorce rates as found in the 2006–2010 National Survey of Family Growth. Current Medical Research 24.3&4 (Summer/Fall): 12–16.

8 Fehring RJ. The influence of contraception, abortion, and natural family planning on divorce rates as found in the 2006-2010 National Survey of Family Growth. Linacre Q. 2015 Aug;82(3):273-82.

9 Ryder B, Campbell H. Natural family planning in the 1990s. Lancet 1995; 346(8969):233-4.

10 Freundl G, Sivin I, Batár I. State-of-the-art of non-hormonal methods of contraception: IV. Natural family planning. Eur J Contracept Reprod Health Care 2010; 15(2):113-23.

11 Fehring RJ, Schneider M, Barron ML, Pruszynski J. Influence of motivation on the efficacy of natural family planning. MCN Am J Matern Child Nurs. 2013 Nov-Dec;38(6):352-8.

12 Malarcher, Fertility Awareness Methods: Distinctive Modern Contraceptive

13 Billings EL, Brown JB, Billings JJ, Burger HG. Symptoms and hormonal changes accompanying ovulation. Lancet 1972; 1(7745):282-4.

14 Flynn AM, Lynch SS.Cervical mucus and identification of the fertile phase of the menstrual cycle. Br J Obstet Gynaecol 1976; 83(8):656-9.

15 Marcó B. F. Métodos naturales de regulación de la fertilidad. Medicina y Ética 1993; IV(4):75-97.